Reflexiones sobre el TRI de Vitoria-Gasteiz

Ya han pasado más de 24h desde que ayer finalizamos el tri de Vitoria-Gasteiz y creo que ya tengo la cabeza lo suficientemente fría como para escribir unas impresiones (que no crónica, ya vendrá) sobre lo que supuso el tri de ayer.

Por un lado tengo que felicitar a la organización por ser capaces de mejorar año a año lo que parece inmejorable, la verdad es que no encuentro un pero al trabajo realizado. Espero, si el Ayuntamiento y sus «magnificos» dirigentes lo permiten (me llegan rumores de que no quieren apoyar a este increible evento en 2015), que el año que viene tengamos una nueva edición de este triatlón. Simplemente NOS LO MERECEMOS, tanto triatletas como voluntarios, espectadores, esponsors,…

Por otro lado, estoy muy pero que muy cabreado con lo que me tocó vivir ayer en el circuito de bici. Quizás es que veo este deporte desde una perspectiva demasiado idílica, pero no alcanzo a comprender que puede pasar por la cabeza de una persona que utiliza las TRAMPAS para mejorar los tiempos que, sin hacer uso de las mismas, sería INCAPAZ de conseguir.

Me pasaron 3 pelotones de más de 20 personas. Los dos los fui perdiendo de vista -obvio, iban relevándose y yo dejé de dar pedaladas para guardar la distancia-, pero las rectas de la llanada dan para ver muy de lejos, y estuvieron muchos kilómetros agrupados como en una carrera ciclista. Se veía a una jueza de la Federación amenazar con sacar tarjetas, pero hasta que la tuve a mi lado y le dice que hiciera algo por desmantelar aquello, no sacó ninguna (realmente sólo le vi sacando una tarjeta). De verguenza.

Por lo tanto, y en vistas de que esto no es un caso aislado (estoy leyendo muchas crónicas similares del tri de ayer y de prácticamente todos los que se celebran cada fin de semana), sino que cada vez va a más, propongo 8 puntos que podrían ayudar a combatir esta LACRA:

  1. Obvio: hacer triatlones de media y larga distancia con drafting. Conmigo que no cuenten para participar en los mismos, pero estoy seguro que los chupópteros estarán en su salsa.
  2. Que todos los participantes firmen un código ético en el que se comprometan a respetar las NORMAS del juego. Sino lo firmas, no participas, así de claro.
  3. Que los jueces de la Federación sean tan implacables con los chuparuedas como son con el resto de aspectos que se encuentran reflejados en la normativa. Creo que es necesario hacerse respectar. Hay que romper los pelotones, no dejarlos hacer sacando un par de tarjetas.
  4. Que se lleve un registro público de ¿triatletas? a los que se les haya sacado tarjetas durante la temporada, de forma que la suma de ¿2? tarjetas/temporada por chupar rueda les impida participar en pruebas SIN drafting durante esa temporada. Supongo que eso les hará razonar y en la siguiente no harán trampas… si reinciden, mayor sanción.
  5. Si un «triatleta» es penalizado por chupar rueda en una prueba, automáticamente no puede competir en la misma prueba en la siguiente edición.
  6. Utilizar videos para penalizaciones a posteriori. Sin miedo: a todo el pelotón.
  7. En caso de pelotones descarados, parar a TODO el pelotón en el siguiente penalty box.
  8. Aumentar los tiempos de penalización en el penalty box a 15 minutos. A la segunda tarjeta a la calle.

Este artículo se lo dedico a todos y cada uno de los «triatletas» chuparuedas que participaron en el tri de Vitoria-Gasteiz y me HAN JODIDO la ilusión de llevarnos al resto de participantes que jugamos conforme la reglas establecidas, el mejor recuerdo del mejor de los triatlones.

En cualquier caso, y como reflexión más profunda ¿de verdad crees que hacer trampas te convierte en mejor triatleta?

Me gusta(88)No me gusta(6)

Comentarios cerrados.