FIN DE TEMPORADA: Hondarribiko triatloia

Bueno, ha pasado una semana de la prueba de Hondarribia y casi ni escribo la crónica. En fin, está claro que si no lo haces enseguida después cuesta un poco más. Bueno, ahí va:

Después del olímpico del Club Natación Pamplona, dije que para mi la temporada se había acabado. Me dejó mal sabor de boca y no tenía ganas. Pero uno se enfría rápidamente y junto con mi cuñao, decidí hacer el sprint de Hondarribia. Aunque es una distancia corta, para los que no nos gusta sufrir en exceso, es apropiada. Eso si, siempre acabo que me hubiera gustado estar un ratico más.

Bueno, al lio. Nos presentamos en Hondarribia con las familias el día de la prueba. Comer y a la playa un rato. Yo llevo todo el día nervioso (y la noche). Creo que es debido a que no me quiero quedar con mal sabor de boca. A eso no he venido. Hace un magnifico día, por lo que decido que voy a nadar sin neopreno. No me apetece ponérmelo y creo que es una buena ocasión para hacer probaturas. Un acierto!!! Nado súper a gusto. A un lado, haciéndome hueco, y salvo alguno que se cruza, perfecto!! Pese a que no se flota como con neopreno, los movimientos son mucho más cómodos. Totalmente recomendable. Además, el tiempo que pierdo sin neopreno, lo gano en la transición ya que no me lo tengo que quitar.

IMG-20140913-WA0024

Javi Rojas junto con los más listos del lugar

Larguísima transición

Larguísima transición

La bici me avisan que es dura. Me consuelo que la mitad es para arriba y la otra mitad para abajo. Yo a disfrutar. Salgo escopeteado del box rumbo al faro. Subida dura de un km aprox. que se pasa rápido. De ahí se enfila hacia Jaizkibel, la subida del día. Paso a unos y me pasan muchos como siempre. La subida, dura, la hago a mi ritmo, sin agobios. Parecemos hormiguitas en la carretera unos detrás de otros. Después de unos 8 km damos la vuelta y pa’bajo; a toda leche (eso es lo que me creo porque haya alguno que no tiene miedo a la muerte).

IMG_20140913_232404Sin ningún problema llego a la transición y me calzo las zapas. Sorprendentemente las piernas no las tengo como rocas y pateo fácilmente, a buen ritmo y pasando a mucha gente (y sólo me pasa uno en el último medio km) Me digo a mi mismo que disfrute, que voy muy bien y que esto pasa pocas veces.

Disfrutando!

Disfrutando!

Así que así transcurren los 5 km de carrera a pie. Cuando llego, Hugo me está esperando. Abrazo y a reponer fuerzas.

¿Lo más positivo? Como siempre los ánimos de los amigos, amigas y familiares. Es una gozada que te animen desde antes de meterte al agua y hasta que llegas a meta. Eskerrik asko bene benetan!!

En esta ocasión he disfrutado como nunca. Me he sentido bien en las tres disciplinas y además me he quedado con ganas de hacer una última carrera. Pero eso de levantarme a las 5:00 a.m para ir a  Getxo no va conmigo. Otra vez será. Fin de temporada (bueno, queda San Maldan Gora!)

Me gusta(3)No me gusta(0)

Comentarios cerrados.