Kronika Zarautzko Triatloia 2015

Toda la semana anterior al triatlon estaba algo desganado con la prueba. El año pasado llegué muy motivado, pero seguramente esta vez influyeron tanto la previsión del tiempo (daban malo malísimo, acertaron) como la logística familiar para tener los ánimos de los de casa… El caso es que físicamente me encontraba muy bien, más fuerte del año pasado, sin haber incrementado volúmenes pero claro, para los que llevamos poco en esto, el cuerpo suma experiencias y afronta mejor tanto los entrenamientos como las durísimas pruebas a las que nos sometemos.

David, Dani, Hektor y yo mismo

David, yo mismo, Dani y Hektor. Maldan Gora Power.

Este año cuatro Maldans estábamos en la línea de salida. El ritual de boxes, saludar a un montón de amigos que se han acercado a competir o a animar, el autobús para ir a Getaria,… Definitivamente este triatlón tiene algo que lo hace especial. De repente allí estamos en la playa de Getaria, esperando a la salida. En este momento es cuando me relajo (extrañamente, siempre me pasa) y empieza a despertarse la motivación para afrontar lo que nos viene encima. Además parece que el tiempo da un respiro (ilusos…).

Calentamos 100 metros y esperamos la salida. El agua está a muy buena temperatura, bastante mejor que hace 3 semanas cuando hicimos el mismo recorrido. Como entramos al cajón de los últimos, no puedo pasar muy adelante, así que decido ponerme a la izquierda y dejarme de peleas aunque haga más metros.

El mar tiene un puntito de ola, aunque no molesta al nadar (además respiro a derechas). Eso sí, la marea está alta, así que nadaremos 150 metros más que el año pasado antes de poder ponernos de pie en Zarautz. Pasan los metros y no tengo sensación de agobio ni cansancio excesivo. Enseguida enfilamos las boyas (¡este año las he visto!) y entro como una culebrilla en la bahía de la playa de Zarautz. Paso el puerto, queda poco, unos metros más, un brinco y a corretear por la orilla. Como el año pasado pero con más metros, bien.

A la T2

A la T2

Voy a por la bici y le alcanzo a David, que ha salido justo delante mío. Vamos juntos a por la bici (dorsales contiguos) y le doy ánimos…. salgo disparado con la bici. Los botones del reloj no responden, así que a tirar de sensaciones.

Primera subida a Meagas. El pasillo de gente a la salida de Zarautz impresiona y te anima, así que a coger ritmo. Sigue sin llover (iluso…) y hace una temperatura estupenda. Coronamos el puerto y en la bajada empieza a gotear… un poco, un poco más….. y el diluvio. He salido solo con el tritraje y los goterones tormentosos duelen en los brazos. Yo sólo he venido a disfrutar con la carrera, así que dejo pasar a todo el que se acerca por detrás, no vaya a ser que tengamos un disgusto. Así que tranquilo tranquilo llegamos a Zarautz de nuevo. Ahora el agua arrecia más fuerte, y en algunos sitios está muy muy peligroso. De hecho, veo varios accidentes, y por el sitio en donde se produjeron, me temo que no precisamente leves. Espero que los afectados se hayan recuperado.

Segunda subida a Meagas, sin incidencias, y enfilamos hacia Orio. Ahora mi preocupación es Aia. En seco cuesta subirlo, pero en mojado no lo he hecho nunca, y tengo dudas de si voy a poder subir con el desarrollo que llevo en la cabra. Nada más comenzar los rampones, varios se bajan de la bici y empiezan a subir corriendo. No puedo mover el desarrollo sentado, y curiosamente empiezo a subir fuerte pero tengo que bajar la cadencia porque la rueda trasera no hace más que resbalar… así que suave suave pasamos la primera rampa… la segunda… la tercera…. y ya estamos arriba. Bien! Ahora si que me relajo. Prueba superada. Ahora a por Txurruka… bajada peligrosa hacia Orio por la lluvia. Yo a lo mío, despacio, así que bajando me pasan para luego yo pasarles en el llano y en las cuestas.

Patinaje artistico sobre hielo en Txurruka

Patinaje artistico sobre hielo en Txurruka

Txurruka es impresionante. Cortito pero matador… más bien rematador. Eso sí, el pasillo de gente, CON LA QUE ESTABA CAYENDO, ha sido lo mejor del día. MILA ESKER! Sobre todo a los Hooligans Maldan Gora animando a tope. El tramo final es una cuesta de cemento y asfalto. Me chillan para que vaya por el medio, parece que patina mucho el resto. Obediente hago caso y retorciéndome llego arriba. Nueva bajada peligrosa hasta Zarautz y en la avenida de Zarautz no me cambian los piñones. Menos mal que no me ha pasado en Orio, sino imposible subir Txurruka montado en bici.

En la transición dejo el GPS (no me vale para nada, el reloj sigue sin responder) y no tengo ni idea del tiempo que he hecho en la bici. Me dejo los geles en la caja (grrr) y empiezo a correr. Tengo buenas sensaciones desde el principio. No tengo dolor abdominal y calculo que voy a 4:20-4:30. Perfecto. Primera pasada por la calle mayor y llegada a la plaza de la música. Voy saludando a la gente que me anima (llevo el nombre en el dorsal, no creo que me conozca tanta gente en Zarautz), entre ellos buenos amigos y nuevamente los Hooligans de Maldan Gora. El tramo por la pasarela es increible. Se me pasan las dos primeras vueltas casi sin darme cuenta. Estoy disfrutando…. pero en la tercera se empieza a acumular el cansancio, el fresquete (noto las piernas algo rígidas). Cuando recojo la última pulsera se que sólo queda poco más de 1 km, así que muy contento enfilo a meta.

Corriendo bajo la lluvia

Corriendo bajo la lluvia

La entrada como siempre, emotiva. Mejor tiempo que el año pasado, objetivo cumplido. No se puede pedir más…. bueno, si, que en el 2016 NO LLUEVA!

Mila ezker a Zarautz, al ZTE y a Maldan Gora. Increíble el pueblo, el triatlón y  mis amigos.

Datorren urterarte.

Me gusta(16)No me gusta(0)

Comentarios cerrados.