ENTRENO EN BICI CON AMIGOS 10/11/2012 GASTEIZ-OLLAVARRE-GASTEIZ

Qué ganas de coger la bici!!!. Hace ya casi 2 meses que la compré con la aquiescencia un poco forzada de la parienta he de reconocer, pero nuevita, una Cannondale Caad 8. Es evidente que la carrera a pie no tiene nada que ver con la bicicleta. Aunque el motor es el mismo los musculos de las piernas son muy diferentes.

Después de una semana plena de motivación saliendo tres veces a entrenar a pie por Lasarte, y un par de entrenos en la piscina, huelga decir, tenía mono de bicicleta.

La idea de la salida era rodar unos 90 minutos a un ritmo majo. Destino Nanclares de la Oca.

Salimos a eso de las 15,30 horas Berrio, Hugo y yo mismo camino Iruña de Oca. El cielo se mantenia encapotado desde hacia ya varias horas pero no llovia. Empezamos a pedalear tranquilos, saboreando la frescura del aire y la humedad reinante. No pasaban apenas coches. La carretera invitaba a un ritmo trepidante asi que,en un momento dado,empezamos a tirar fuerte. Hacia viento pero no molestaba. Qué sensación de libertad, de vida intensa!!!.

Llegando a los 20 kms se perfilaba ya Nanclares como prácticamente nuestra meta y punto de retorno. Sin embargo, estabamos pletóricos, y continuamos unos minutos más hasta Ollavarre. Un km antes me puse a tirar a tope. Y cuando digo a tope es a mi máximo físico en ese momento (que empezaba a sentirme un poco vacío).

Mi sorpresa fue,al mirar de soslayo hacia atrás,ver pegado a mi rueda a Berrio que subía l pequeño repecho sentado en la bici y sin inmutarse. En ese momento y fruto mas de mi deseo que mi fuerza di un par de pedaladas mas con los riñones que me pasarían factura en unos minutos más adelante.

Retrocedimos lo andado en el susodicho y regresamos contentos a la capital. Cruzando Nanclares empezó a llover de forma persistente y no nos abandonaría el resto de nuestro trayecto.

Enseguida Hugo empezó a tirar muy fuerte y Javi se mantenía a rueda. Yo no iba fino. Las piernas no iban mal pero tenia un dolor in crescendo en los lumbares que casi no me podía sentar. Y perdía la rueda; me estaba quedando. Bueno, no pasa nada. Una vez más mi objetivo son las sensaciones que tengo, no el reloj.

Perdía cada vez mas metros y encima el dolor era muy fuerte. Menos mal que mis dos amigos se pararon y me esperaron, consiguiendo llegar a Vitoria en 1 hora y 40 minutos aprox los prácticamente 40 kms.

Llegamos calados pero con el deber cumplido. Todo un éxito la salida una vez más.

Lo peor ha sido que mientras escribo estas líneas sigo conuna molestia en el lumbar derecho. Me estaré haciendo viejo???.

Me gusta(0)No me gusta(0)

Un comentario

  1. Javi siempre a rueda? Nunca da la cara? Así es todo más fácil.......... 😉

    Me gusta(0)No me gusta(0)

No se admiten más comentarios