Triatlón Ólimpico Club Natación Pamplona, 2013

Ya han pasado 2 meses desde que hicimos el triatlón de Ondarroa, objetivo, para mi, de todo este sarao. Entonces lo acabé pero con un sabor agridulce: recortaron la natación a 750 m y en la bici tuve claro dónde hay que meter más horas. Con esas, me puse otro reto, el Triatón Olímpico del Club Natación en Iruña, a escasos 5 minutos de mi casa y por donde semana tras sema paso correteando. Han sido dos meses de entrenos anárquicos (lo siento Hektor). Necesitaba desconectar de los entrenos semanales y además, por medio había una boda, un festival (con doblete incluido) y las vacaciones playeras. Así que a entrenar lo que me apeteciera.

Y así, llega el día del triatlon. Llego algo nervioso pero con muchas ganas. Los días anteriores lo he tenido en mente e incluso he soñado con él la noche anterior. Llego pronto para recoger el dorsal y meter la máquina y resto del material en boxes (paso de aguantar colas y tensas esperas). Después de charlar con algún que otro participante (ya me he hecho conocido de un par para próximas ocasiones) me subo a casa para cambiarme y ponerme el tritraje de los Maldan Gora. A todo esto, el día anterior el móvil echa humo con los mensajes de ánimo de todos. Como dicen en otras crónicas, “qué pasada!!!”, realmente es una gozada y un placer haber podido coincidir con esta gente.

La pose

La pose

Se acerca el momento, aparece parte de la familia para darme ánimos, cosa que agradezco enormemente.

Con Nagore

Con Nagore

Con media hora de retraso por problemas de un pedrusco que hay en el agua (del río Arga por si alguno no lo sabía) nos echamos al agua. Yo ya la había catado porque la larga espera con neopreno (el agua rondaba los 22º C) y el calor que empezaba a reinar en el ambiente obligaba a darte un chapuzún. Algo que me tranquilizó de cara al primer segmento. Bocinazo y al darle a los brazos y piernas.

Río Arga

Río Arga

No me agobio en ningún momento. Voy mentalizado en que tengo que ir a mi rollo, sin prisas, evitando encontronazos…y así sin quererlo pasa la primera vuelta (son 3 de 500 m). Me veo bien, concentrado y sin problemas con las gafas (Javiiiiii) que en alguna otra prueba sí que me han dado. Sobre los 800 m de repente me parece “notar” los gemelos. “Va, me habrá parecido. Yo a lo mío que ya no queda nada”. Agún participante parece que le gusta ir a rebufo porque lleva un rato acariciándome los pies. “Qué pesado” pienso. Aleteo un poco para espantarlo y parece que da resultado. Salgo del agua más contento que unas castañuelas. He superado los tan temidos 1500 m. 29’56”, para mi un auténtoco logro.

Salgo del río, tenemos unos 200 m hasta los boxes. Me voy despojando de mi nuevo neopreno, cosa que hago sin problemas. Escucho a mi hermano, aita, ama, a Itzi y a Nagore chillando y les echo un saludillo.

Camino de la T1

Camino de la T1

Llego a la bici, pie izquierdo fuera del neopreno y el derecho cuando hago el gesto de quitarme la pata, zas!!! el gemelo que se me sube y me deja doblado en el suelo con un dolor importante. “Ostia, no puede ser. Tanto esfuerzo, watxap, pelmada a los amiugos para que ahora me tenga ue retirar, NO!!” Espero un poco, estiro la pierna y parece que algo se relaja. Logro ponerme de pie, zapatillas y a correr con la bici. Cojeo pero bueno, pa’lante!.

Vintage!!

Vintage!!

Y así me monto y empiezo a pedalear con bastante dolor y con la duda de si podré seguir. Esa será la tónica de los 40 km. No dejo de concentrarme en la pierna. Si no, otra vez para arriba el dichoso gemelo. Hay ratos mejores y otros peores. El recorrido es rompe piernas. Los grandes grupos de cohetes-vivientes tardan en pasarme, cosa que me alegra. Algo he mejorado. Al final me pasa todo dios pero bueno. Imposible engancharme a ningún grupo. Corren demasiado y yo con esta pierna no puedo ni intentarlo. Y así, con mucho calor y habiéndome bebido casi litro y medio de diversos líquidos llego de nuevo a boxes. Por cierto, me bajé de la bici dejando las zapatilas enganchadas, mucho mejor y una maniobra muy fácil de realizar. Como se me ha olvidado darle al cronometro, después de la prueba miro el de la bici. Está parado en 1 h y 30′ (no está mal…)

Y llega el segmento que a mi me favorece (por llamarlo de alguna manera) 3 vueltas a un circuito más que conocid para mi de algo más de 3 km.. Empiezo metiéndome un gel que no puedo acabarlo porque no me entra. Hace un calor de cojones y me pesa hasta el culo. Enseguida decido que tengo que acabar, nada de hacerme el machote. El gemelo, aunque lo noto, para este segmento no me afecta. Empiezo a 4’30 el km pero enseguida tengo que bajar hasta hacer una media de 5 minutos el km. Y yo quería haber hecho 4’10-4’20!!!!! Menudo desastre. En cada vuelta me hecho un botellín de agua por encima porque el calor asfixia (Arkaitz, soy de los tuyos) y así pasando a algunos (hay gente que va andando de lo hecha polvo que está), siendo pasado por otros, viendo a la gente zapatear cual galgo de carreras y demás, llego a la meta. Me ha costado 50 minutos (en esta ocasión sí que le di al cronómetro, aunque se me olvidó pararlo después de llegar).

Tiempo final: 2h 53′ 3″ (Aprox.:30’+1h30’+50’+T1yT2)

Saco varias conclusiones deportivas de esta prueba:

-Estoy muy contento de haber acabado mi primer olímpico entero.

-Creo que el gemelo me ha condicionado bastante (alguna excusa tengo que buscar).

-La bici sigue siendo mi gran asignatura pendiente. Si quiero mejorar tiempos es ahí donde tengo que meter horas.

Conclusión final: El objetivo para el año que viene del Medio Ironman me queda muy grande. Seguramente lo podría acabar pero de aquella manera. Por lo tanto, mi objetivo va a ser mejorar notablemente en distancia olímpica, sobre todo en la bici. Ahí es donde voy a centrar mis esfuerzos. El año que viene cumplo 40 años y me parece que me voy a regalar una máquina nueva. Ya no habrá excusas!!.

Gracias, eskerrik asko, a todos por todos lo ánimos que me habéis dado. Se os ha echado de menos no poder compartir esta prueba con vosotros. Espero que el año que viene alguno se anime.

Me gusta(0)No me gusta(0)

4 comentarios

  1. Aupa Manu, zorionak por la carrera. Da gusto leer la crónica. Sobre todo comprobar que en el grupo hay alguien sensato. Objetivo 2014 mejorar algo lo que hemos hecho en 2013. Totalmente de acuerdo, cuenta conmigo. Mucho flipao que no ha corrido un olímpico y ya esta pensando en medio ironman, zarautz y cosas parecidas.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  2. Zorionak nuevamente Manu!! Y por partida doble, porque enfrentarse solo a un triatlón olímpico no era fácil. Al final, saber que tienes compañeros en la carrera siempre facilita el esfuerzo y los momentos duros. Me adhiero también al comentario de Javi B., yo el año que viene también voy a seguir en el mismo sitio, ni Zarautz, ni medio Ironman, con mejorar sensaciones, suficiente. ¡¡¡Y luego quedar para celebrarlo!!!

    Me gusta(0)No me gusta(0)
  3. fernandotorres

    Buena crónica.
    Me alegro Manu eres un finisher, cosa que yo por ahora no y no se si el año que viene lo seré, al final hay que ser sincero con uno mismo y dejarse de flipadas como dice Jave B.
    El año que viene mas y mejor.

    Me gusta(0)No me gusta(0)
    • thelastglober

      Fernando, en cuanto te metas a una carrera la terminas seguro. Solo hay que salir, y si las lesiones te respetan la acabas seguro.
      Gracias a todos por las felicitaciones!!

      Me gusta(0)No me gusta(0)

No se admiten más comentarios